Concejo Deliberante tierra de nadie

El Concejo Deliberante de la Ciudad de Eldorado sufre el peor atropello institucional de su historia, y esta afirmación no resulta para nada exagerada, ya que refleja su grave presente. Luego de esa sesión extraordinaria del 12 de enero donde de manera grosera violaron la carta orgánica municipal, todo transcurrió en un silencio atroz, enmudecidos por la grave situación ocasionada, los concejales parecían haber dimensionado las consecuencias de su accionar. El silencio de momento parecía su mejor aliado, un silencio que hacía presumir que finalmente comprendieron la gravedad y consecuencias de sus actos. Pero no fue así.   

Pese a la advertencia formulada por la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Municipalidad, que en su dictamen señala que “el pase a planta permanente de los agentes en cuestión colisiona con las limitaciones previstas en el art 99 de la Carta Orgánica Municipal y que de promulgar la Ordenanza en esos términos se incurriría en el delito incumplimiento de los deberes de funcionario público”, puertas adentro los concejales se encontraban en la búsqueda desesperada de una respuesta con apariencia racional que les permita encontrar una salida decorosa a su grave situación, quizás la más grave de su historia, todo por intentar sostener semejante incumplimiento legal, o más bien, semejante ilegalidad.

Luego de un tiempo sin declaraciones públicas los concejales poco a poco empezaron a dar la cara, sin efectuar declaraciones terminantes sobre el tema, sino hasta la jornada de ayer donde la Concejal Lorena Cardozo rompió el silencio e hizo una declaración a un medio radial esgrimiendo el más desconcertante argumento que se pueda imaginar. Sostuvo que al no ser considerados el Secretario y Prosecretario de Bloque como personal político por parte del Art. 86 de la Carta Orgánica, por no ser nombrados por el concejo deliberante, sino por el bloque que conforman los concejales, los agentes en cuestión a su entender podrían ser pasados a planta permanente.

Ahora bien, al argumento de la Concejal Cardozo es necesario efectuar algunas aclaraciones: No cabe ninguna duda que los Secretarios y Prosecretarios de Bloque NO SON CONSIDERADOS PERSONAL POLÍTICO, tanto por el art 86 de la carta orgánica, como por el estatuto de empleado municipal, no por ello están autorizados a pasar a planta permanente a esos agentes, ya que ello se encuentra expresamente prohibido por el artículo 99 y 100 de la carta orgánica, son esos artículos (99 y 100) los que prohíben que se pase a planta parmente y de los cuales nada dijo la perspicaz concejal en su argumentación. Tendría la Dra. Cardozo que aprender a realizar un análisis integral de la carta orgánica y no limitarse a interpretar de manera aislada (y errónea) un solo artículo, se hubiese llamado a silencio antes de pronunciarse con semejante ligereza, al respecto el escritor Jorge Luis Borges decía: “No hables a menos que puedas mejorar el silencio”.

Los enunciados de los artículos 99 y 100 de la carta orgánica que establecen que el Personal de los Concejales y el de los

Bloques políticos carecen de estabilidad laboral son tan claros, que no existe margen que permita sostener una interpretación contraria a los preceptos legales allí consagrados, los cuales son irrebatibles.

Otro de los argumentos de la concejal Cardozo fue que la Ordenanza se encuentra vetada de manera incorrecta, en un intento por atribuir al Departamento Ejecutivo parte de la responsabilidad, una vil maniobra política de su parte, pero hasta donde se sabe el proceso de sanción de la ordenanza pertenece exclusivamente al Concejo Deliberante, y es ahí donde reside la irregularidad, independientemente de cómo fue promulgada. Cada poder del estado envía el listado de su personal en condiciones de pasar a planta permanente, el único listado con irregularidades pertenecía al Concejo Deliberante, con lo cual preguntarse porque se veto la ordenanza es un despropósito. Por otro lado la edil en cuestión afirma que el veto debería ser total ya que no es posible vetar una parte del anexo que contiene el listado del personal, sino vetar todo el anexo para que sea nuevamente considerado, lo cual no es del todo correcto. Cabe aclarar que una norma jurídica puede ser vetada en todo o en alguna de sus partes, la parte normativa con irregularidades debe ser vetada, por lo tanto pretender vetar la totalidad del listado por la incorporación incorrecta de dos agentes parece cuanto menos injusto para los miembros que sí se encuentran en condiciones de adquirir estabilidad laboral.

Para que no queden dudas acerca del alcance de la los artículos de la carta orgánica, el ex miembro de la Convención Constituyente, Dr. Abelardo Giavotto, esclareciendo la controversia,  manifestó que el espíritu de

los arts. 99 y 100 de la Carta Orgánica fue limitar el pase de personal perteneciente a los bloques a planta permanente a fin de disminuir el gasto público y mejorar la condición laboral del personal que ya se encuentra trabajando, con lo cual no quedan dudas del incumplimiento de la Carta Orgánica Municipal por parte de los concejales.

No obstante la gravedad de los hechos, los concejales insistirían en la sanción de la ordenanza, en una actitud sumamente inescrupulosa y desafiante, al tiempo de peligrosa, ya  que de hacerlo son pasibles de la comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, además de las sanciones propias de la carta orgánica como la Destitución o Revocatoria de Mandato. Al parecer la necedad que los invade no tiene límites. Si bien esta vez no contarían con el acompañamiento del concejal Almirón que se sumaría a la postura de Rosa Kurtz, quien se niega a aprobar la ordenanza en cuestión.

La violación a la carta orgánica por parte de los concejales constituye un hecho sin precedentes en nuestra ciudad, de una altísima gravedad institucional. De concretarse terminaría en un verdadero escándalo político con consecuencias jurídicas severas para los concejales intervinientes, quienes estando debidamente advertidos de la cuestión decidieron de manera antijurídica avanzar en la sanción de la ordenanza. Cuestión que preocupa y mucho, como también preocupa la inactividad del pueblo ante estos hechos de suma gravedad, que representan una falta de respeto a las instituciones de la democracia, las cuales se instituyen sobre la base del respeto a la ley como único camino para lograr una sociedad justa.

Debemos como ciudadanos unirnos en defensa de nuestras instituciones, no podemos quedarnos de brazos cruzados, al tiempo de no permitir que los políticos hagan lo que quieran,  no esta vez, no puede suceder, hay que exigir un rol más activo de parte de la oposición, es necesario un líder opositor que equilibre la balanza y luche por que se cumpla la ley, los trabajadores son rehenes de las disputas políticas, con un gremio que poco puede hacer ante el ejercicio excesivo del poder.

Todos saben que el momento de dar la cara se acerca, sobre todo porque lo que también se acerca son los comicios, donde algunos de estos políticos saldrán a pedir el voto ciudadano para renovar sus bancas y permanecer en ejercicio de la función pública, es ahí donde el ciudadano tiene la posibilidad de decidir sobre el destino de su comunidad, ser artífice del recambio necesario que demandan las instituciones.

D.C.