El dólar turista puede dar sorpresas: la trampa de la “doble comisión”

El costo de la divisa en las compras con tarjeta de crédito puede terminar siendo más que $ 82.
Los argentinos volvieron a manejarse con dólares múltiples. El impuesto del 30% encareció los consumos turistas en el exterior con tarjeta de crédito, que se sumó a la incertidumbre que ya caracteriza a estos gastos: la divisa puede moverse entre el momento de compra y el cierre del resumen y dar un buen susto.

Pero aún si el dólar oficial se queda quieto, el dólar turista puede terminar costando más que los $ 82 que se obtienen de agregarle 30% a la cotización oficial de $ 63 cuando se trata de viajes a países limítrofes o Europa.
Este sobreprecio es el resultado de una “doble comisión” o dos conversiones cambiarias. ¿Por qué doble? Por el cambio que aplica el banco del lugar de destino de las vacaciones y, luego, las entidades locales.

En el caso de un consumo en Uruguay, por ejemplo, primero se hace un tipo de cambio por la conversión de pesos uruguayos a dólares y más tarde, en la Argentina, por pasar esos dólares a pesos al tipo de cambio de momento del cierre del resumen, que varía según el banco de cada cliente.

De esta manera se añade otro elemento de incertidumbre al consumo ya que por lo general se desconoce cuáles son los valores que manejan las entidades con las que trabajan los comercios en los que uno compra cuando está de vacaciones.

La recomendación de los especialistas suele ser cambiar acá y viajar con la moneda del lugar de destino, aunque es cierto que llevar efectivo no siempre es lo más práctico y tiene sus límites.