Escándalo en Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, clama por armar a la población para enfrentar a gobernadores e intendentes que obliguen a hacer cuarentena con la pandemia y dijo que «es muy fácil instalar una dictadura en Brasil», en referencia a sus rivales políticos, no a sus intenciones.
Las declaraciones de Bolsonaro surgieron de un video divulgado por la corte suprema de una reunión de gabinete que forma parte de una investigación contra el mandatario, un encuentro donde ministros revelan bambalinas del poder y hasta el de Educación, Abraham Waintraub, sugiere poner en la cárcel «a todos los ministros del Supremo Tribunal Federal».
Dos horas de video con gritos, insultos y ataques al principal socio comercial de Brasil, China, en los cuales Bolsonaro también dice que va a cambiar la conducción de la seguridad para que «no jodan» a su familia y amigos con investigaciones en la policía de Río de Janeiro.
«Por qué estoy armando al pueblo? Porque no quiero una dictadura. Quiero todo al mundo armado, el pueblo armado jamás será esclavizado», dice Bolsonaro en la reunión de gabinete del 22 de abril.
Este video fue presentado como prueba por la querella, el ex juez y ex ministro Sérgio Moro, para afirmar que el presidente quería manipular investigación de la Policía Federal contra su familia.
Moro estaba presente en la filmación y renunció un día después.
Bolsonaro afirma también en la filmación que tiene su propio sistema paralelo de inteligencia por fuera de las instituciones como Policía Federal o la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN).