«Hay tres elementos probatorios que señalan que se hizo fuera de la ley» sostuvo el abogado Paredes

El abogado Eduardo Paredes, manifestó que la denuncia realizada por la Unidad Penal de Puerto Rico quedara «en la nada», y menciono que se cometió un hecho muy grave institucionalmente.

Andrea P. (Madre del interno Pablo Schandler) fue acusada de ingresar el viernes una torta, galletas y leche en polvo que contenía cocaína. El abogado declaró que se cometieron diversas irregularidades, «cuando se ingresa al Penal se hace la requisa delante de la persona, por dos razones, si se encuentra estupefaciente, sirve de control para la unidad y para la persona que va ingresando. Tiene la única oportunidad de hacer la requisa, dos ya nose puede hacer» dijo el letrado a Canal 4 (noche). 

La mujer denunció que los controles por parte de la Unidad Penal se hicieron irregularmente ya que no contaron con su presencia. Según el abogado, los penitenciario abrieron las cajas, cortaron la torta, luego se permitió el paso. «Es la única oportunidad que tiene el sistema» insistió Paredes.

Aclaro que una vez que la persona ingresa al recinto para visitar al interno, «ya no se puede volver a requisar, ademas debe haber testigos que no sea personal penitenciario». 

Paredes señaló que Pablo, llamó a su madre y dijo que «había algo raro», y mucho tiempo después se dijo que hubo reacción de cocaína en la leche, «pero no se encontró restos, sino que el reactivo que se hizo, hubo reacción…»

Dijo que el test como resultado, sea probablemente falso, «o aunque sea positivo, es grave porque se permitió la segunda requisa, eso es gravisimo institucionalmente» indico el defensor.