Impunidad: El ex concejal Alfredo Holl fue denunciado por lo menos 16 veces

Entre 2003 y 2010, al menos cinco personas denunciaron a Alfredo “Fredy” Holl (44) por amenazas, lesiones y daños. Fue sobreseído en todas. Ya en 2012 lo acusó su propia madre, Elvira Dingler, pero la causa por amenazas nunca fue resuelta. Lo mismo sucedió con una denuncia por daños radicada en 2015 por su suegro, Carlos Schweikowski.
En el 2018, su hermana Úrsula Holl lo denunció por amenazas de muerte. Transcurridos dos años del hecho nunca fue citada para brindar su declaración ni le informaron sobre avances al respecto. El acusado nunca se presentó en el juzgado.
En tanto, El Territorio accedió al informe de la comisión investigadora del Concejo Deliberante de Campo Ramón, donde se detallan 16 denuncias contra Holl radicadas en los últimos 17 años, aunque sólo en dos de ellas fue imputado.
Se trata de las más recientes por “homicidio en grado de tentativa”, que se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, y “acopio de armas y arma robada”, a cargo del Juzgado Federal de Oberá.
En todas las demás denuncias -un total de 14 desde 2003 al 2020, inclusive- el ex concejal de Campo Ramón fue sobreseído o no se llegó a una resolución judicial. De esta forma consolidó una impunidad difícil de creer.
En ese contexto, el pasado 6 de marzo este diario publicó una entrevista exclusiva a Norma Schweikowski (41), la ex esposa de Holl, un testimonio esclarecedor sobre el accionar del sujeto.

“Me llegó a amenazar de muerte frente a un psicólogo y me dijo que ni la Policía ni los jueces lo iban a detener. Que me iba a matar cuando quisiera. Siempre decía que es mejor que lo metan preso porque así tiene una coartada para contratar un sicario del Brasil, donde tiene muchos conocidos por las riñas de gallos”, alertó por aquel entonces.

Fue destituido 

Holl fue detenido el pasado 5 de marzo, horas antes de la publicación de la entrevista a su ex mujer y a Agustín Gaona (42), quien lo denunció por el incendio intencional de su vivienda, en el barrio Docente de Campo Ramón, hecho que afectó a una segunda casa y puso en riesgo la vida de seis personas.
Luego se sucedieron varias acusaciones contra el mismo individuo, reconocido por su carácter irascible. El allanamiento de sus propiedades derivó en el secuestro de un arsenal sin registrar y más de un centenar de gallos de riña.
En tanto, el 9 de marzo una multitud se volcó a las calles de Campo Ramón en solidaridad con la familia Gaona y para solicitar la destitución de Holl, quien ocupaba una banca en el Concejo Deliberante local desde diciembre pasado.
Finalmente, tras cumplir con los pasos legales, el último miércoles los integrantes del deliberativo votaron la destitución por manifiesta y reiterada inconducta, tal como establece la ley XV N° 5, ex 257.
“La verdad que cuando empezamos a recibir la información de los juzgados nos sorprendimos mucho. Se hablaba de Holl, pero nunca imaginamos que tenga tantas causas penales. No es normal que una persona y, menos un concejal, esté un día o tres meses preso, y menos que tenga causas en cuatro juzgados diferentes”, subrayó Enrique Skavinsky, presidente del Concejo de Campo Ramón al argumentar la destitución.

Por otra parte, consultado al respecto opinó que “a partir de ahora la Justicia Electoral deberá revisar mejor los antecedentes de los candidatos. Creo que es una cuestión a mejorar para próximas elecciones”.

Manejaba sin carné

Tal como declaró su ex esposa, Holl se vanagloriaba sus vínculos con policías, funcionarios judiciales y políticos. Incluso, llegó a presidir la Cooperativa Agrícola Limitada de Oberá (Calo).
“Era lo mismo denunciarlo o no. Se jactaba de sus contactos para hacer lo que quería. Criaba gallos de riña, cazaba en el Moconá, amenazaba y causaba daño con total impunidad. Lo único que sé, es que libre es un peligro y ruego que pague todo lo que hizo”, subrayó Schweikowski.
Y esa actitud de impunidad era trasladada a todos los órdenes de la vida. Por ejemplo, siendo concejal de su localidad manejaba con la licencia vencida desde el 19 de agosto del 2016, según confirmó una fuente de la comuna.
Precisamente, el 21 de diciembre del 2016 fue multado por conducir con el carné vencido, pero luego de eso tampoco lo renovó, tal como indica el sistema municipal.
En tanto, en el recuento de las numerosas causas penales que pesan sobre el ex edil, llama la atención la cantidad de veces que fue sobreseído por los cargos de lesiones, daños y amenazas.
De al menos once causas registradas desde 2003 al 2018, cinco recalaron en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá y nunca fue condenado: en cuatro ocasiones fue beneficiado con el sobreseimiento y en la restante ni siquiera se presentó.
Dichas causas fueron tramitadas en la gestión de la jueza Alba Kunzmann de Gauchat, quien desde hace un año se halla de licencia, a la espera de la jubilación, acuciada por denuncias de mal desempeño.

Asimismo, la ex esposa de Holl mencionó ciertas relaciones en torno a las riñas de gallos que habrían ayudado a sostener la impunidad en el ámbito judicial.

Hablar en el río  

Respecto a las acusaciones más recientes, Holl también está acusado de falsa denuncia, puesto que luego del incendio de la casa de Gaona y una vecina, se presentó a la Comisaría de Campo Ramón y dijo que le habían robado un celular que luego se comprobó que estaba en su poder.
Luego de su detención, varios vecinos se acercaron a la comisaría local para ratificar denuncias previas, como así también se registraron nuevas acusaciones por amenazas, lesiones y daño.
Entre los denunciantes se halla Leonardo Faviero, quien en las elecciones del año pasado fue el candidato a intendente que llevó a Holl como primero en su lista de concejales.
“Después de las elecciones nos distanciamos porque mi señora y yo ayudamos a la ex esposa de Holl. Ahí empezaron las amenazas. En el verano nos cruzamos en un comercio en Oberá y me amenazó de muerte con una guadaña. Incluso tengo audios que ya están en la justicia”, manifestó.
Por otra parte, entre los testigos de la querella que representa los intereses de Gaona y su familia, víctimas del incendio, se halla el intendente de Campo Ramón, José Márquez Da Silva, quien días antes del hecho alertó sobre las amenazas de Holl.
Según declaró en sede judicial, el acusado manifestó que se vengaría de Gaona porque “se metió con mi familia”, en alusión a la asistencia que las víctimas le brindaron a la esposa e hijos de Holl tras la separación de la pareja.

“En mi despacho, Holl me dijo lo que iba a hacer; le dije que se tranquilice, pero me contestó que llegado el momento lo iba hablar en el río Uruguay, y eso para mí fue una amenaza. Eso lo declaré en la justicia”, comentó Márquez Da Silva.

El terror de la hermana

El 6 de enero del 2018, Úrsula Holl (50) se presentó ante la Comisaría de la Mujer de Oberá y denunció a su hermano por amenazas de muerte, tal como consta en el expediente J/3418 que se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno. La mujer es licenciada en sistemas y desde hace varios años reside en la localidad de Quilmes, Buenos Aires. Tras el citado episodio nunca más volvió a Misiones, aterrada por las amenazas del sujeto. La justicia tampoco le brindó la contención que esperaba. Según detalló, aquella vez vino con su familia de vacaciones a Misiones y fueron a visitar su propiedad, sin imaginar lo que sucedería. “Llegamos y enseguida veo que mi hermano Alfredo Holl se hace presente en el lugar con una actitud extraña, como remordiéndose, y tras preguntarle qué le podía ofrecer, al saber que es una persona muy agresiva y violenta, me contestó de mala manera en un tono completamente agresivo y acercándose hasta mi persona, como intimidándome e insultándome. Me dijo textualmente: “Pero qué, acaso no puedo venir acá. Sos una hija de puta, vos sabés que me debés a mí. Te crees dueña de todo. Te voy a hacer mierda a vos y a toda tu familia, y te voy a matar. Ante eso mi esposo intentó calmarlo pero no hubo caso, ya que hasta lo amenazó de muerte con una tijera de podar árboles”, relató la mujer. Asimismo, subrayó que “la actitud de mi hermano nos aterró y nos quedamos callados para evitar un desastre. Antes de irse me dijo que era el último aviso que me daba y que la próxima vez me mataría, así tenga que recorrer el mundo para encontrarme”. Calificó a su hermano como “un psicópata extremadamente violento que en reiteradas ocasiones me amenazó a mí y a mi familia”. “Tengo terror de que cumpla con su amenaza porque sé que es capaz de cualquier cosa y él mismo aseguró que tiene suficientes huevos como para matarme”, dijo. Fuente el territorio.