Testigos señalaron que el ex intendente había mencionado a su hijo «Pablito se mando una c…»

La cuñada y la nuera del exintendente se presentaron en el Juzgado de Instrucción 1 de Eldorado, a cargo del magistrado Roberto Horacio Saldaña y relataron lo que vieron y escucharon en esa fatídica madrugada del pasado jueves 14.

Ambas mujeres confirmaron que luego de escuchar los gritos de Arnoldo Schoenfisch cuando pedía ayuda desde la ventana, lo vieron herido de un disparo en la cabeza y escucharon de forma directa que el exalcalde mencionaba a su hijo de 18 años como el responsable, además de la frase “se mandó una cagada”.

En ese sentido las declaraciones se mantienen firmes respecto a quien hasta el momento todo indica es el único responsable de disparar en la sien a su madre y a su padre mientras dormían con un revólver calibre 38.

A todo esto se habían conocido el resultado de las primeras pericias ordenadas por el Juez. Las muestras de parafina que habían sido obtenidas de Faustina dieron positivo respecto a restos de pólvora. En tanto que para el joven y supuesto autor, esta había dado negativo.

Por este motivo y en busca de precisiones respecto a esta prueba, el magistrado ordenó que peritos chaqueños se encargaran de realizar un dermotest, el cual es un estudio mucho más fiable en busca de pruebas indiciarias respecto a quién efectuó el disparo.

 

Según las declaraciones iniciales que aún restan que se confirmen en la Justicia, después del ataque el joven se fue a dormir a la casa de su abuelo. Entre la madrugada y el momento en que fue apresado, se presume que se lavó las manos y esto pudo haber provocado que los restos de pólvora fueran indetectables con la parafina.