Todo es posible en una ciudad sin memoria

Conocida es la frase que dice que “La Política es el arte de lo posible”, se cree que la frase la pronunció por primera vez Aristóteles, pero la verdad es que no es el único que la pronunció y por lo menos se les atribuye a quien fuera el primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, y hasta aquel conocido estadista y político alemán, que fuera artífice de la unificación alemana, Otto von Bismarck que, con el transcurso de los años, alguien corrigió la frase y ahora también se afirma que “La política es el arte de lo imposible”.  Solo a partir de ésta última se entienden algunas de las reapariciones políticas ocurridas en la ciudad de Eldorado, como consecuencia de la nueva gestión municipal. La más llamativa de todas corresponde al ex concejal Daniel Moschner, una personalidad política controversial y oscura, siempre relacionada al poder de turno, que supo participar en diversos partidos políticos con ideologías diametralmente opuestas entre sí.

Radical de cuna, al igual que su hermano Otto con quien militaba en la agrupación política universitaria franja morada en sus épocas de estudiantes; peronista por conveniencia, ya que una vez arribado a la ciudad se suma a las filas del Frente Renovador, de la mano de Esteban Lozina, cumpliendo funciones en la delegación Eldorado del Ministerio de Trabajo, lugar que abandona  para sumarse como candidato a concejal  de la agrupación peronista liderada por el entonces intendente Juan Carlos Hobecker , cuyo referente provincial era el ex Gobernador  Federico Ramón Puerta.

Hay que mencionar además su intento de sumarse a las filas del PRO de Mauricio Macri, de la mano del por entonces jefe de gabinete Horacio Rodríguez Larreta, a quien recibió en la ciudad en una de sus visitas, poco duró su interés en esas filas dado que pronto se sumaría al Frente de Todos del por entonteces intendente de la ciudad de Posadas, el Dr. Jorge Brignole, a quien acompañaría ésta vez como candidato a vicegobernador, lanzando su campaña en la reserva municipal Salto Küppers, que fuera objeto de una tala ilegal para extracción de toscas por parte de la gestión del intendente Norberto Aguirre, denunciado públicamente por ése hecho por el propio Moschner. Pero como si esto fuera poco, luego de la dura derrota electoral a manos del Frente Renovador, del cual ya fue parte, retorna a las filas del partido del partido Renovador, como Director de Medio Ambiente del intendente Norberto Aguirre, a quien denuncio públicamente por la devastación ecológica al la reserva protegida antes mencionada y luego de ser un supuesto férreo opositor.

Su vasto y heterogéneo prontuario político lejos de detenerse, continúa, en esta ocasión nuestro impredecible personaje se torna un férreo peronista K, ocupando la UDAI ANSES de la ciudad de Eldorado, donde fue despedido de su cargo mientras se lo investigaba por la supuesta comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionarios público, defraudación y falsificación de documentos públicos,  por su presunta participación en el cobro de gestiones a los vecinos de la localidad de San Pedro, todo ello a raíz de la denuncia penal efectuada por  la UDAI de Oberá y la delegación de San Vicente, al detectar supuestos gestores truchos que operarían en San Pedro.

Luego de un tiempo en las sombras, debido a la denuncia penal en su contra, reaparece como encargado de la oficina de empleo de la ciudad de Eldorado, organismo municipal con rango de dirección, gracias al  acompañamiento político a la Viceintendente Olinda Tucholke.

Lo cierto es que en la política existen muchos ejemplos de personalidades que se pasan de un partido a otro, olvidando rápidamente su pasado y sus principios éticos, pero pocos son los casos como el Daniel Moschner, caracterizado por una bipolaridad política sin precedentes a nivel municipal e incluso provincial y acusado por la comisión de delitos en ejercicio de sus funciones. Todo ello parece no importar a los dirigentes que lo suman a sus filas, pareciera que la política o mejor dicho los políticos se valen de la apatía o desinterés  ciudadano,  reciclando su imagen para permanecer en la función pública pesa a todos los sucesos negativos.

fuente D.C