Tras el asesinato de las dos niñas en Paraguay la familia pide vivir tranquila en Misiones

Miriam Villalba, la mamá de una de las niñas asesinadas por el Ejército del Paraguay durante un supuesto enfrentamiento con integrantes del grupo guerrillero EPP, se presentó esta mañana en Posadas, y allí explicó ante los medios locales que las niñas habían viajado para concer a su padre. Los padres de ambas son miembros del EPP, y es considerado uno de los cabecillas. Miriam se encargó de aclarar varias veces durante la charla con los medios que no forma parte del EPP, y que quienes forman parte son sus familaires quienes «son dirigentes principales de la gerrilla». Además aseguró que vive en suelo argentino, alejada de aquella situación, desde hace 11 años.

La mujer también afirmó que la visita a Posadas, donde se reunieron con autoridades del ministerio de Derechos Humanos de Misiones, es en busca de conseguir seguridad «para los niños y mi madre que es una mujer mayor». Miriam asegura que hace algunos años atrás, cuando vivían en Clorinda, primer destino en suelo argentino tras su salida del Paraguay, la familia sufrió la muerte de uno de sus sobrinos, en un extraño episodio en el que según la mujer tuvieron intervención las fuerzas de seguridad del veicno país. Ante esto, y por lo sucedido en las últimos días, la Miriam teme por la seguridad de los demás miembros de la familia que se encuentran en Misiones, y por ello llegaron a Posadas para pedir seguridad.

La mujer asegura que no quieren custodia policial, quieren «llevar una vida tranquila». «No queremos el acosos de la Policía, la Gendarmería o Prefectura, queremos solo llevar una vida tranquila». Según la mujer, en los últimos días hubo fuerzas de seguridad solicitando información de la familia en la escuela donde asistían las niñas, como también en otros puntos donde solían asistir los miembros de la familia.

«No lo conozco a mi papá me decía», afirmó Miriam tras contar que las chicas viajaron antes del cierre de las fronteras por la pandemia del coronavirus y quedaron allí por no poder volver. Contó también que tuvieron pelear mucho para recuperar los cuerpos, y aseguró que «a Lilian la agarraron viva y la torturaron y la mataron». «A mi hijita la enterraron en una foza común, en una caja de cartón», afirmó.
«El gobierno paraguayo está tratando de cubrir las atrocidades que hicieron», afirmó. La mujer aseguró que no confía en el trabajo de las autoridades del vecino país, a quienes consideró como «jauría de lobos que está por disparar para cualquier parte para tapar las atrocidades que hicieron».
Las menores fueron identificadas oficialmente por el gobierno argentino
como María Carmen Villalba, nacida el 5 febrero 2009, y Lilian Mariana
Villalba, con fecha de nacimiento el 28 de octubre de 2008. La
inscripción fue realizada en la ciudad de Clorinda, Formosa, informó el
Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación. Tienen 11 años una y
la otra cumpliría 12 el mes próximo. Miriam es la mamá María del Carmen. fuente el territorio.