Un misionero preso por megacausa de evasión

Era un secreto a voces en el ámbito aduanero. El 22 de diciembre, agentes de Afip-Aduana y DGI, en conjunto con uniformados de la Policía Aeroportuaria (PSA) desplegaron un importante operativo en la provincia. Con un oficio de la Justicia Federal de Córdoba, allanaron en Bernardo de Irigoyen, Oberá, Puerto Iguazú y San Javier.

Los puntos eran oficinas dedicadas al comercio exterior, despachantes aduaneros y empresarios del rubro. En total fueron 14 procedimientos, donde se incautaron documentación, computadoras y teléfonos celulares, entre otros elementos electrónicos. El procedimiento se manejó con sumo hermetismo, al punto que en Misiones nadie sabía realmente el origen de la investigación.

El Territorio buscó hablar entonces con actores judiciales y la respuesta fue que regía secreto de sumario. Sin embargo, ayer el sitio especializado Ámbito Financiero dio detalles de la causa: lo que se investiga es una maniobra de subfacturación de exportaciones y fuga de divisas.

Según se detalló, “consistía en la exportación de bienes primarios a Brasil por un valor menor al real para desde para desde allí volver a vender a terceros países. Por esta razón, ingresaban menos dólares a la Argentina”. También se triangulaban los pagos hacía otros destinos, explicaron al medio fuentes del órgano recaudador.

Se investiga que la organización ilícita formada por contadores, escribanos, abogados, financistas, operadores logísticos y auxiliares de comercio exterior fugaba y evadía divisas a través de empresas fantasmas.  Además de los allanamientos en la tierra colorada, también los hubo  en Córdoba, Mendoza y Buenos Aires.

También  se incautaron 4 millones de pesos, divisas por 32.000 dólares, armas y vehículos. Todo está a disposición de la Fiscalía Federal I de Córdoba, a cargo del fiscal Enrique Senestrari, quien recibió la denuncia de DGA y DGI.

También están a cargo del fiscal cuatro personas detenidas y según pudo saber El Territorio, al menos uno de ellos es misionero. Se trata de un hombre con domicilio en Oberá, que se dedica al comercio exterior. Esta persona, una vez que lo esposaron, fue trasladado hacia Córdoba para seguir el proceso. No se sabe si situación actual.